CLAVES PARA CREAR UN BUEN VÍNCULO
15791
post-template-default,single,single-post,postid-15791,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
buen vinculo psicologo madrid bebes

CLAVES PARA CREAR UN BUEN VÍNCULO

Desde el embarazo pensamos que si podemos conseguir que todo sea adecuado para el bebé, como por ejemplo comer alimentos adecuados, realizar un ejercicio saludable, escuchar música clásica, proporcionarle un parto natural seguido de un piel con piel, etc., estamos creando las bases para que el bebé  se desarrolle de la manera más favorable.

La realidad con la que se suelen encontrar muchas madres y padres es que todo no es tan fácil como decían esos libros y revistas, los sentimientos negativos acompañan a los positivos, hay  angustia, ansiedad,… y comienzan los sentimientos de culpa pues muchos padres están convencidos de que hay una forma “correcta” y otra “incorrecta” de hacer las cosas y les preocupa sobremanera que el bebé pueda resultar gravemente perjudicado si se hacen las cosas de manera “incorrecta”.

No es infrecuente que la experiencia del parto acabe siendo decepcionante y los primeros días de convivencia con el bebé sean una auténtica locura y eso que se hizo todo, todo, todo: las clases de yoga a las que nunca antes del embarazo se hubiera imaginado asistir, se llevó una alimentación que ni en las dietas más saludables…

Todos los padres y madres, independientemente de cómo sucedan los diferentes acontecimientos, vinculan con sus bebés y como sea este vínculo va a depender de factores que van mucho más allá de si se hizo piel con piel, de la lactancia materna,… No son raras las ocasiones en que el bebé tiene que ser rápidamente separado de la madre, o el parto natural que se quería se convierte inevitablemente en una cesárea, o la lactancia materna se convierte en una pesadilla o en un imposible…Lejos de estar “todo perdido” hay mucho que hacer, pues durante los primeros tres años de vida del pequeño, van  a marcarle profundamente cómo su madre y su padre (o sus figuras principales) se vinculen con él. Por tanto es tarea de la madre y el padre la creación de un buen vínculo.

Nuestra psicóloga Paloma López, nos recuerda en su libro “Educar amando desde el minuto cero” las claves para poder crear un buen vínculo:

  • Conocer nuestras fortalezas y debilidades como madres y padres: Es importante pararse a revisar quiénes somos como personas, qué fortalezas pueden sernos útiles como padres y que cualidades pueden representar una debilidad sobre la que deberíamos trabajar.

  • Confiar en uno mismo: A veces se tiene la impresión de “no saber hacerlo como padres”. Pero en verdad muchas veces tenemos ya la respuesta a las preguntas que nos hacemos; solo hay que buscarlas.

  • Respetar al niño: Niños y adultos no somos tan diferentes; simplemente somos seres humanos en etapas de vida diferente. Así visto, el niño merece ser tratado con tanto respeto como el adulto. Tenga uno o veinte años, el respeto es clave de una relación sana con los hijos.

  • Revisar las prácticas educativas que tuvieron con nosotros: Hay que intentar no heredar prácticas educativas de nuestros padres sólo por el hecho de que se utilizaron con nosotros. Puede que recordemos que nuestro padre o madre nos gritó o nos pegó en alguna ocasión y que pensemos que el resultado ha sido tan malo, porque ahí estamos nosotros, adultos capaces de manejarnos en la vida. Pero quizás perdamos de vista dónde hemos canalizado el dolor, la rabia e incluso el miedo y qué aprendimos con ello.

  • Tener claro el objetivo para el que se hacen las cosas con nuestros hijos: En nuestra tarea como educadores es muy importante tener claro el PARA QUÉ de lo que hacemos y decimos a los hijos.

  • Ser conscientes de que no existen los padres perfectos: El mejor padre o madre es el que sabe que no existen los padres perfectos y que no necesitamos ser perfectos si le perdemos el miedo a la imperfección.

  • Estar abierto a los imprevistos: Por muy bien que lo hagamos como padres, siempre van a surgir cosas que no estarían dentro de lo previsto, porque cada niño nace ya con unos rasgos temperamentales que van a definir su modo de interactuar con el ambiente. La educación de un hijo no es una fórmula matemática en la que si hacemos A, resultará C. Pero tranquilos, si lo que hacemos está bien hecho, el resultado puede ser imprevisto, pero nunca malo.

Gloria González Urueña
Gloria González Urueña
gloria.gonzalez@elbosquedelasemociones.es

Los senderos que hemos de atravesar por la vida desde muy tempranamente, van a determinar quiénes somos, pues las experiencias, lo qué vivimos e incluso con lo que venimos, van modelándonos, convirtiéndonos y enseñándonos una mirada individual y única sobre la vida. Las diferentes formaciones que he ido sumando a la formación como Psicóloga, la psicomotricidad, el análisis transaccional, la terapia Gestalt, EMDR,…, son mis herramientas, además de mi experiencia personal, para ayudar a otras personas a atravesar sus propios bosques.

No hay comentarios

Deja tu comentario