EMBARAZO: LA ESPERA REFLEXIVA
15817
post-template-default,single,single-post,postid-15817,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
embarazada bebé embarazo

EMBARAZO: LA ESPERA REFLEXIVA

Durante el embarazo es el momento ideal para reflexionar acerca de la llegada del nuevo bebé. Nada favorece más un buen vínculo que el crear un entorno familiar en el que las madres y  padres puedan mantener su equilibrio emocional, lo que no es nada fácil cuando la llegada de un bebé irrumpe en una pareja o en una familia donde ya hay otros hijos.

Cada familia es un sistema que se rige inconscientemente por sus propias leyes encaminadas a mantener un equilibrio de relación entre los miembros que la componen. Lógicamente, si en ese sistema aparece un nuevo miembro, necesariamente los que ya estaban se han de modificar en un intento de restablecer un nuevo equilibrio… A veces esto supone pasar a ocupar otro lugar, redefinir las relaciones que se tenían con los que estaban antes y en cualquier caso, redistribuir las energías que se estaban dedicando a la relación de familia.

Sabiendo esto de antemano, las cosas no nos pillarán tan de sorpresa y estaremos preparados para afrontar los cambios sin miedo y  sin frustración. En su lugar podremos  vivirlos sabiendo que esa “revolución” en lo que ya estaba, forma parte de un proceso que durará un tiempo  y que las aguas volverán a su cauce cuando corresponda que así sea.

Creando ambiente para un buen vínculo

Sobre todo cuando la pareja se enfrenta por primera vez a la llegada de un hijo, hay reflexiones previas que pueden ayudar a encajar los cambios que necesariamente se van a producir.

Sería estupendo en ese caso, que las parejas pudiesen hablar con calma de cuestiones como las que proponemos

  • ¿Qué cree cada uno de los futuros padres que es útil para educar a un hijo?
  • ¿Cuáles creen que deben ser las responsabilidades como padres?
  • ¿Qué reparto de responsabilidades les parecería justo a cada uno?
  • ¿De qué ambiente familiar procede cada futuro padre en cuanto a modelos de crianza?
  • ¿Qué ha aprendido cada uno en su respectivo ambiente, sobre lo que es bueno o malo para un niño?
  • ¿Qué miedo le despierta a cada uno la llegada del hijo?
  • ¿Qué les gustaría recibir al uno del otro en esta nueva situación?.

Hablar de todo esto servirá para ajustar expectativas a la realidad, expresar las propias necesidades y alcanzar acuerdos que permitan no “heredar” los modos de actuación de los modelos familiares de los que se procede. Es una manera de que cada futuro padre se sienta equipo con el otro en la nueva tarea que se les presentará con la llegada del hijo.

Si estás esperando la llegada de un nuevo hijo o estás pensando en ello pásate te invitamos a conocer nuestra Escuela del Buen Vinculo. Si tienes dudas o quieres hacernos alguna consulta te esperamos en los comentarios o puedes ponerte en contacto con nosotras. Te esperamos en nuestro gabinete de psicología en Valdemorillo o en consulta online.

vinculo
vinculo
psicologiasierramadrid@gmail.com
No hay comentarios

Deja tu comentario