Porque la crianza puede ser mucho más fácil
16100
post-template-default,single,single-post,postid-16100,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
Escuela del buen vínculo

Porque la crianza puede ser mucho más fácil

En pocos días, sin ir más lejos el próximo lunes 16 de enero, arrancará la formación de la Escuela del Buen Vínculo en su formato on line.

Después de tres años de trabajo estamos muy ilusionadas con poder llegar a padres y madres (o futuros madres y padres) a través de esta vía y ayudarles en el proceso de crianza de sus hijos.

La Escuela del Buen Vínculo lleva existiendo ya mucho tiempo en nuestras intervenciones con madres y padres que,  preocupados por una serie de dificultades con sus hijos,  han acudido a nosotras para poder resolverlas. Fruto de estas intervenciones y de los buenos resultados que nos hemos encontrado,  nos lanzamos ya a esta aventura virtual que se nos presenta como un reto apasionante que sabemos tendrá unos finales muy felices.

Muchos son los casos de madres y padres que hemos acompañado en sus preocupaciones, desesperación, miedos, inseguridades…

Compartimos a modo de ejemplo una de las situaciones que hemos vivido recientemente. Llegó al gabinete una mamá desesperada por el comportamiento inquieto  de su hijo de 4 años. Quería “saber qué hacer con su hijo para que el niño dejase de ser tan movido”, según palabras textuales, sobre todo ahora que en la Escuela Infantil parecían señalarla como sospechosa de no estar educando bien a su hijo.

El primer objetivo de nuestra intervención fue que esta mamá tomase conciencia de  las preocupaciones  reales que le habían robado el sueño durante mucho tiempo, básicamente desde que se convirtió en madre. La maternidad le había conectado con un fuerte sentimiento de inseguridad que no le permitía verse competente en la crianza y le llevaba a   juzgarse constantemente en su capacidad para ser una buena madre.… Ser consciente de su inseguridad y cómo esta influía en su modo de actuar, le llevó a entender la inquietud de su hijo. Y es que,  ¡qué difícil es estar tranquilo cuando quien tiene que guiarnos parece no saber por dónde ir!

A través del trabajo que esta madre “suficientemente buena” (así es como a nosotras nos gusta llamarlo porque los padres perfectos no existen) hizo, aprendió a manejar sus emociones, a ser una madre consciente, segura de sí misma, a no dudar de su criterio y a dejar de enredarse en libros buscando soluciones que al final consiguió encontrar y elaborar por ella misma. Como resultado de ese aumento de auto estima como madre,  la relación con su hijo mejoró, el comportamiento inquieto de éste desapareció  (“si veo a mamá segura, yo estoy tranquilo!”) y la gestión que esta madre hace actualmente de las dificultades de su hijo no requiere más que de su propio buen juicio.

Si sientes que de alguna manera te has visto reflejada en esta historia o alguna similar, si tus inquietudes como madre o padre te agobian o la crianza se te hace muy cuesta arriba ¡aun estás a tiempo de formar parte de la primera edición de La Escuela del Buen Vínculo!

Debido a las inscripciones que nos están solicitando a última hora, hemos decidido abrir el plazo de inscripción hasta el sábado 14 de enero. Podéis encontrar la información del curso aquí.

¡Súmate a los más de 20 compañeros de viaje!

Gracias a todas y a todos los que estáis acompañándonos en este camino, por vuestro deseo de convertiros en unos padres suficientemente buenos y por poner vuestro granito de arena en la construcción de una sociedad más amable a través de la creación de un Buen Vínculo con vuestros hijos.

vinculo
vinculo
psicologiasierramadrid@gmail.com
No hay comentarios

Deja tu comentario